Title Sponsors

domingo, 31 de mayo de 2015

OBRA MAESTRA DE LORENZO EN MUGELLO

round 6 / gp de italia / circuito de mugello
CARRERA

Jorge Lorenzo con Yamaha ha realizado una carrera sensacional al ganar el GP de Italia de principio a fin. Es su tercer triunfo consecutivo del 2015 y se posiciona muy cerca de Valentino, quien continua siendo el líder del torneo de MotoGP™. Andrea Iannone, autor de la pole, concretó su mejor carrera en la categoría reina, peleando contra su compañero de equipo Dovioso, batallando nuevamente contra Márquez y manteniendo una brecha con Valentino en el final de la carrera, para lograr el segundo puesto. Rossi en una de sus clásicas remontadas, alcanzó el tercer lugar, obteniendo su sexto podio de la temporada. Marc Márquez, a cinco vueltas del final, se cayó peleando por la segunda posición.

Indicios y especulaciones previas. Desde la época triunfal de Casey Stoner con Ducati, que los especialistas no le prestaban tanta atención a la ‘roja de Borgo Panigale’, como ahora en este GP de Italia. Es que la marca Ducati, todo el equipo de competición de fábrica y los pilotos, han hecho grandes méritos en lo que va de la actual temporada.

Un gigante salvaje como Stoner, haciendo gala de un manejo particular, donde con su acrobacia sobre la Desmosedici, lograba la mejor distribución de pesos para una potencia descomunal, producto del trabajo de un creador mecánico como el ingeniero Filippo Preziosi. Sin embargo, fuera del australiano, nadie podía manejar exitosamente la Ducati. Valentino Rossi pagó caro el desafío de intentar hacerla más dócil. También significó el alejamiento de Preziosi y la llegada de Gigi Dall’Igna, un técnico sabio en la mecánica como en la competición, que supo hacer aquellas modificaciones a la moto de Preziosi, para hacerla más competitiva aunque todavía no haya demostrado ser una máquina ganadora. Ese es el paso que falta.

Es interesante comparar el clasificador general, después de las tres sesiones libres del GP italiano, con el clasificador final de la Q2 –que establece el orden privilegiado de la grilla-, observando que los seis primeros son casi los mismos, aunque en diferente orden. Iannone, Lorenzo, Dovizioso, Crutchlow y Pirro se repiten. Los que cambian son los hermanos Espargaró. Pol fue quinto al final de las tres tandas libres y Aleix ocupó esa misma ubicación en la Q2.

Pero, ¿qué tenía de relevante esta situación? Que en los seis primeros puestos de salida había tres Ducati (Iannone con la pole, Dovizioso tercero y Michele Pirro en la sexta), que dos de estas Ducati estaban en la primera fila (Iannone y Dovizioso) y los dos records de Iannone con la Ducati: record en la velocidad final -350.8 Km/h en la FP4- y record para la pole: 1’46.489, sin dejar de tener en cuenta que Iannone lograba su primera pole en MotoGP con su hombro izquierdo aún lesionado. Tampoco debe dejarse de lado que Pirro corre en esta ocasión como wild card del equipo oficial Ducati, de quien es su tester.

Los otros tres lugares, se los repartieron entre Lorenzo/Yamaha (segundo), Crutchlow/Honda (cuarto) y Aleix Espargaró/Suzuki (quinto). También es significativo que, para la grilla de partida en Mugello, tres pilotos de elite de MotoGP™ como Pedrosa, Valentino y Márquez hayan clasificado más atrás. Pedrosa séptimo y Valentino octavo, en la tercera línea de lanzamiento. Y, para el asombro, Marc Márquez ocupando la quinta fila en el puesto 13 de partida, ya que no pudo superar el escollo de la Q1.

Márquez se responsabilizó. “Un error nuestro en el FP3 -pues me he querido centrar tanto en la electrónica y no he puesto el neumático trasero nuevo-; un error mío en el FP4 –la caída en la curva1- y, luego un problema en la Q1 –el neumático colocado no funcionó-”.

Viendo la grilla y los antecedentes de las últimas carreras, el candidato lógico a ganar en Mugello era Lorenzo –vencedor de España y Francia-, porque todavía Iannone no ha demostrado ser decididamente competitivo para ganar o llegar al podio –logró ser tercero en Qatar-, algo que sí parece tener Dovizioso con cuatro podios –tres segundos y un tercer puesto final-. Así que las opiniones de los especialistas se inclinaban en que la lucha por la victoria sería entre la Yamaha de Lorenzo y la Ducati de Dovizioso. Los dos con buen ritmo, lo mismo que Pedrosa, Valentino y también Márquez, aunque llegar desde el puesto trece hasta la punta puede llevar su tiempo.

El pálpito de Loris Capirossi. El ex piloto italiano hoy con responsabilidades en la Dirección de Carrera, dijo –antes de la competencia- tener cuatro favoritos: “Rossi, porque está en muy buena forma. Lorenzo por el rendimiento de las últimas carreras. Márquez porque está desesperado por ganar y las Ducati”. Excepto con Márquez, su pálpito se confirmó en un alto porcentaje.

Lorenzo, con su mejor partitura. Después de las tres primeras competencias del 2015, Jorge Lorenzo estaba cuarto en el campeonato a 29 puntos de Valentino líder con 66. Todos se asombraban como Rossi con la Yamaha ganaba carreras –dos- mientras Lorenzo no vencía en nada, no lograba llegar al podio y apenas dos cuartos puestos y un quinto.

Previo al GP de España, Lorenzo firmó la extensión de su contrato con Yamaha y partir de allí todo cambió, podríamos decir ahora de manera absoluta. Lorenzo cantó victoria en Jerez, en Le Mans y ahora lo acaba de hacer en Mugello. Tres al hilo en el 2015. Las tres calcadas en su trámite, como ya lo hemos dicho, como le gusta correr y ganar a Lorenzo, liderando en solitario de principio a fin, porque es la partitura que mejor sabe ejecutar Lorenzo. Tercer triunfo consecutivo sobre la pista italiana (2013, 2014 y 2015) y cuarto en MotoGP en Mugello teniendo en cuenta el del 2009, igualando en cantidad sobre esa pista, nada menos que a Valentino.

“La carrera terminó siendo, relativamente, más fácil de lo que creía”, expresó Lorenzo sin subestimar para nada la competencia ni a sus rivales. “Tenemos la mejor moto en muchos aspectos”, afirmó el mallorquín, quien en las primeras carreras no estaba satisfecho con el estado de la YZR M1, pero que de la mano de Ramón Forcada –su Jefe Mecánico- y de los técnicos japoneses comandados por Kouichi Tsuji, responsable del apartado MotoGP en el Yamaha Motor Company, lograron volver a la senda que combina una moto veloz (segundo en la grilla) y una moto con un extraordinario ritmo de carrera (para ganar). Volvieron a que Lorenzo sea ese piloto aplicado y disciplinado que sabe hacer triunfar a la Yamaha, de una manera muy diferente a como lo hace Valentino, pero con resultados finales iguales, que llevan a ese bestial 5 a 1 de Yamaha sobre Honda. Una goleada de comienzo de Campeonato bastante inesperada, cuando se ha jugado un tercio del calendario. Y a la performance de los pilotos se suma el Campeonato de Marcas, donde Yamaha tiene 141 puntos y Honda 98, pero ya se coló en el medio Ducati con 106. En la de Equipos es igual: Yamaha suma 230, Ducati 164 y Honda 102.

En ritmo de carrera, una de las claves del triunfo del mallorquín, fue contundente. “No pudimos mantener el 1’47 alto (hizo las seis primeras vueltas en ese ritmo), pero por fortuna, hicimos el resto en un 1’48 bajo y medio que nos permitió abrir una diferencia grande”, que al final de la carrera fue de 5 segundos 562 con Andrea Iannone, su escolta y de 6.660 con Valentino tercero. Algunos especialistas se preguntan sí Yamaha prioriza el ritmo sobre la velocidad final. Toman en cuenta que Lorenzo ganó, pero su velocidad final máxima fue de 339.5 Km/h, mientras que Iannone llevó a la Ducati GP15 al máximo: 350.6 Km/h, pero el ritmo de carrera del piloto de la Desmosedici #29 fue de 1’48 alto y 1’49 bajo, confirmando lo que muchos técnicos dicen ‘que no siempre la velocidad final define’.

Estas victorias de Lorenzo han afianzado el clima dentro de la escuadra Yamaha. Fundamental la buena relación que tienen Lorenzo y Valentino. “Lorenzo ha regresado con su máximo potencial”, aseguró Rossi. Y los ‘jefes’ colaboran para aprovechar este momento de la marca. Ni Tsuji, ni Lin Jarvis (Director de Yamaha Motor Racing), ni tampoco Massimo Meregalli (Director de la escuadra) se han desesperado frente a lo que parecía (durante las pruebas de Pre Temporada) otra temporada favorable a Honda. Le han reconocido a Valentino el título de ser el mejor piloto de la historia. “Y es nuestro. Y será nuestro aún cuando deje de correr”, ha manifestado Lin Jarvis convencido de lo que significa para Yamaha. Y le han reconocido a Lorenzo que es el mejor piloto para desarrollar la M1 y que puede ganar carreras.

Para Lorenzo fue su triunfo #36 en MotoGP y su podio #88 en la categoría reina, igualando en el cuarto lugar con Giacomo Agostini. Un número que parece impresionante pero que es casi la mitad de los que logró Valentino: 166 podios con el de Mugello.

Valentino, ‘corredor de carreras’ y líder. Si hay alguien que está cambiando todo el tiempo su estilo como piloto, ese es Valentino Rossi. Sus dos triunfos, un segundo puesto y dos terceros, le han conferido el ‘certificado de presentismo’ en seis podios, algo que después de seis carreras sólo él ha logrado y tiene que ver con un cambio muy notable en el modo de gestionar las carreras. Largar desde la tercera fila es un dato desfavorable, sin embargo, en dos competencias llegó hasta la victoria, largando desde el octavo lugar. En Italia, partió desde la misma posición y llegó hasta la tercera ubicación final. En su temporada número 20, parece haberse establecido como un hábil ‘corredor de carreras’. “Fue una carrera muy dura. Tuve muchos inconvenientes al principio con el tanque lleno y las gomas (en especial la delantera), pero desde mitad de carrera en adelante, con un gran esfuerzo, hemos sabido aprovechar la estabilidad de la Yamaha”, enumeró el italiano, quien agregó, “y estar en el podio de Mugello, una vez más, es lo mejor”.

Largó octavo. Retrocedió al noveno. Superó a Pol Espargaró para volver a la octava posición. Tuvo que sobrepasar a Bradley Smith para ser séptimo. Luego, fue el turno de Crutchlow para adueñarse del sexto lugar. La quinta posición cuando alcanzó a Dovizioso, que ya estaba con problemas mecánicos. En la misma vuelta que superaba a Pedrosa, se caía Márquez, con lo que, en el giro 18, ya lograba la membresía del podio. Acción aplaudida por Lin Jarvis y todo el equipo. Hizo el intento de llegar hasta Iannone, reduciendo de un segundo a setecientas milésimas, pero ya no había tiempo de milagros.

En el Campeonato, Valentino Rossi continúa primero al cabo de seis competencias con 118 puntos, seis más que Lorenzo (112) segundo. Dovizioso sigue tercero con 83, pero con Iannone muy cerca: 81. Marc Márquez está quinto con 69.

La fiesta de Mugello tuvo mucho de ‘amarillo’, el color que identifica a Valentino. Parte de esos 90 mil espectadores estaban por The Doctor, a quien vivaban en todo momento. La apoteosis fue en el podio, donde la generosidad (y el pragmatismo) de Lorenzo lo llevó a dejarlo solo mientras sus fans cantaban “Vale, Vale…”, al tiempo que el italiano tomaba las últimas gotas del espumante del festejo y con la mano pedía más y más cánticos.

Andrea Iannone, el héroe de Mugello. Iannone tiene 25 años y un historial de 38 carreras en MotoGP previas a este GP ‘en casa’. Ningún triunfo. Ninguna pole. Un solo podio (tercero en Qatar 2015) y una vuelta rápida en carrera. En la clasifica de Mugello, se coló por detrás de Lorenzo y le robó por 0.095 la pole position al mallorquín. En el parque cerrado del sábado Lorenzo felicitó con cierta ironía a Iannone, casi como diciéndole ‘me la debes a mí’. Era la primera pole position en MotoGP. Todo un honor que Iannone supo mantener en carrera. “Alcanzar a Lorenzo era tomar riesgos”, dijo el italiano en la conferencia de prensa, “de cualquier modo tenía una Ducati perfecta y para las próximas carreras voy a tratar de ser mejor”.

Iannone fue recibido por toda la plana mayor. Claudio Domenicale, el CEO de Ducati estaba eufórico. Gigi Dall’Igna el Director de Ducati Corse sabe que tiene en Iannone a un piloto muy veloz que está madurando en su performance en carrera. También estaba Paolo Ciabatti, el Director deportivo de Ducati Corse. Y no podía faltar Carlo Pernat, el histórico representante de pilotos famosos como Rossi o Biaggi y que ahora maneja los intereses de Iannone.

Fue el piloto que evitó la debacle de Ducati cuando Dovizioso tuvo que abandonar por un problema mecánico. Fue el corredor que volvió a desafiar a Marc Márquez y le peleó hasta el cansancio. Fue el que aún con el hombro lesionado (por una caída en un test previo en Mugello) corrió como si nada. “En la Clínica Móvil me ayudaron mucho para mejorar mi estado. No era tanto el dolor sino mantener la energía para llevar la moto”, contó el piloto Ducati, quien detalló el por qué de su buen accionar, “en el warm up, el equipo mejoró mucho la moto. Ayer no tenía este ritmo”.

En el podio, Andrea Iannone tuvo un gran reconocimiento. Valentino, mientras la gente cantaba su nombre, trajo consigo al piloto de Ducati para mostrarse juntos como italianos. Un gran gesto de Rossi.

Un capítulo especial fue la relación entre Iannone y Lorenzo durante la conferencia de prensa, donde el italiano tuvo mucha serenidad y muy buen humor. Es conocida las dificultades de Iannone con el inglés y en algún momento el piloto de la Ducati #29 tuvo que recurrir a su idioma para preguntarle a Lorenzo y Rossi: “¿Qué están preguntando?”, lo cual trajo algún comentario de Lorenzo, pero más tarde Lorenzo también tuvo la misma dificultad, lo cual provocó una gran sonrisa de Iannone, quien poco a poco, está dejando ese modo áspero que tenía y se está volviendo más coloquial. En un momento, tan exigido por las preguntas, porque Iannone fue más centro que Valentino o Lorenzo, The Doctor le acercó una toalla a Iannone, porque tenía la cara empapada y el mismo Iannone reconoció con buen humor cuánto le cuestan las conferencias. Momentos humanos que parecen increíbles para estos pilotos que no tiemblan en andar a 350 Km/h.

Márquez: más interrogantes. Por más que Marc Márquez lo explique quedan muchas preguntas sin contestar: “La caída ha sido una lástima, porque ya había hecho lo más difícil”, trató de exponer el piloto de la Honda #93, pero ¿qué entiende Marc por lo más difícil? Porque hacer cuatro giros bajando del trece al segundo es una hazaña pero a qué costo.

Tampoco se puede comprender cuando dice: “Estoy contento, porque he podido llevar a cabo lo que nos habíamos planteado, que era intentar recuperar posiciones en las primeras cinco vueltas”. ¿Se puede estar contento? Es cierto que Lorenzo pensó, cuando vio las indicaciones de que Marc estaba cuarto al final del primer giro después de haber largado trece, “Marc puede ganar la carrera”.

Si uno buscaba una respuesta de Marc, sobre lo ocurrido en carrera, podía encontrar algo así: “Llegamos hasta la segunda plaza después de cuatro vueltas, pero cuando el neumático se ha degradado, hemos tenido un problema similar a otras veces, derrapando demasiado entrando en las curvas. Estaba rodando al límite y cuando vas al máximo, a veces pasa lo de hoy”.

Y si quiere una solución también se pudo escuchar promesas: “En el campeonato los rivales se nos han alejado bastante, pero en Honda están trabajando duro y juntos intentaremos mejorar las sensaciones con la moto para la segunda mitad de la temporada”, explicó Márquez. Una buena respuesta es la que dio el sábado: hay errores del piloto, hay errores del equipo y hay –a veces- problemas con los materiales (como le ocurrió con un neumático en Q1). Faltaría ver qué está ocurriendo con el desarrollo de la RC213V.

Los interrogantes sobre Lorenzo duraron tres carreras. Que el piloto, que la moto, que el equipo. Con Márquez van cinco competencias –descartando Austin- donde la magia del catalán parece haberse esfumado. En el encuentro con la prensa, tanto Lorenzo, como Valentino o Iannone apostaron a la recuperación de Marc. Valentino fue un poco más allá: “Hay problemas en el balance de la Honda”.

la próxima carrera El domingo 14 de junio es el séptimo round del Mundial de Motos, el GP de Catalunya, en el circuito de Barcelona.

Por Mario Diez

Acompañan a Pedro Varela





Deja tus comentarios en el Facebook de MotosArgentinasTV

MotosArgentinasTV