Title Sponsors

lunes, 3 de agosto de 2009

Reflexiones de una motociclista en Buenos Aires


Responsabilidad frente al volante:
No estamos solos en la calle y siempre hay alguien que nos espera en casa.

¿Alguna vez se preguntaron la responsabilidad que cae sobre la persona que maneja un auto, un taxi, una motocicleta o cualquier otro vehiculo? A la hora de decir cuales son las normas de transito, los argentinos somos muy buenos dando lecciones sobre lo que no se debe hacer, pero al momento de tomar el volante, ¿somos realmente responsables? ¿Aplicamos todo lo que le exigimos al otro o simplemente hacemos la gran argentina de echarles la culpa a los demás? Desde hace años el transito publico se ha visto colapsado por grandes masas de personas que los usan todos los días para ir al trabajo y quienes no pueden utilizarlo, recurren al auto guardado en el garaje, bicicletas o motos. No podemos negar que ha habido un magnifico (y aterrador) aumento en la venta de motocicletas, a tal caso que ya se venden en supermercados. Esas épocas en las que quienes adquirían una moto lo hacían por el placer de utilizarlas han terminado, ya que el mundo moderno en el que vivimos y la exigencia de llegar a todos lados lo mas rápido posible y con el costo mas bajo, han convertido al placer de montar una motocicleta en otro medio de transporte popular, de bajo costo y con grandes ventajas para el complicado transito argentino. Los tiempos cambian y con ello las costumbres, pero el uso diario de las motos no es el problema, sino la forma en que se manejan…
Marchas por un lado, cortes por otro y sobrecarga de vehículos en todas las avenidas o calles, estas son algunas de las cosas diarios que debemos afrontar quienes manejamos; pero quienes tenemos una moto debemos estar atentos a los serios peligros y la gran responsabilidad que trae la pasión por las dos ruedas y su uso en la ciudad. Es muy tentador para las motociclistas meterse por cuanto hueco encuentren para poder salir lo más rápido posible del embotellamiento, pero que nuestro vehículo sea pequeño, liviano y estratégico para la conducción en una ciudad con tránsito colapsado, ¿nos da el derecho de hacer cualquier maniobra, que pone hasta en riego nuestras vida, por llegar cinco minutos antes a casa? No les voy a decir que nunca sobrepase vehículos mientras estaban quietos con el semáforo en ROJO, pero hay ciertos límites que no se deben pasar: subir a la vereda para avanzar, tirarse en contramano, pasar “finito” entre dos autos, tirarse delante de los demás sin avisar, son algunos de los cientos de ejemplos de cosas que NO se deben hacer con las motocicletas. El tránsito no solo es un desastre sino que quienes manejan también lo son. El uso de giros para PREANUNCIAR una maniobra dejo de existir, ahora es más fácil pegar un volantazo y después mirar. Hablando de responsabilidad al volante, recuerdo cuando fui a sacar mi registro de conducir, el día que rendí el práctico estaba muy ansiosa por lo que iba a tener que demostrar para que me dieran mi registro. No saben lo decepcionante que fue, realice la típica maniobra de esquivar los conos, luego recorrí SOLA el circuito sin ver que nadie me controlara y finalice estacionando a 45º. Si ya partimos de la nula existencia de control en las instituciones encargadas de dar los registros y además le agregamos que cualquiera que tiene un poco de equilibrio va y le dan el suyo, después no nos preguntemos por qué hay tantos accidentes.
Es claro que el problema viene de generaciones atrás, años y años de falta de educación vial en los futuros conductores, acostumbramiento de conducción según el gusto personal en los más grandes y una inexistencia de controles y leyes verdaderas y prácticas en lo referido a la seguridad vial. Hay que tener en cuenta que un peatón irresponsable será un conductor igual de peligroso. Si ya de pequeños los niños cruzan con SUS padres la calle por el medio y no por la esquina o esperan que el semáforo los autorice a avanzar en el medio del carril, ¿qué tipo de futuro conductor estamos creando? Es necesario que se implemente un conjunto de leyes que involucren y relacionen tanto los derechos como las obligaciones de los conductores. También es necesario que los que conducen desde hace años (algunos muy bien y otros terriblemente mal) cumplan sin distinciones todas las normas, esto vale para conductores de autos, taxis, micros, motos, etc.
Es cierto que el tránsito argentino y principalmente porteño es difícil y que el mismo no esta preparado para la cantidad de motocicletas que invaden sus calles, por ello es necesario que todos seamos RESPONSABLES y pensemos que no manejamos solos y que nuestras imprudencias pueden lastimar a los demás. Claro esta que en este caos vehicular, quienes son los más susceptibles y corren mayores riesgos son los motociclistas. Por eso es necesario que tengamos todos los sentidos despiertos y realicemos una CONDUCCIÓN DEFENSIVA, es decir, pensando que cualquier imprevisto puede ocurrir. Desde hace años Safety – Argentina, una sección de Honda esta seriamente involucrada en ayudar a que quienes adquieren sus productos sean buenos conductores, por eso suele realizar distintas jornadas de conducción segura donde el objetivo es que las usuarios aprendan a entender a su maquina y reciban todas las herramientas necesarias para asegurar un buen manejo, teniendo en cuenta que manejar pensando en el otro, nos ayudará a ser mejores conductores. Por suerte hace algunos meses que se están implementando normas e ideas nuevas (y ejecutando algunas que ya existen) para regular el tránsito y el estado legal de los vehículos; como por ejemplo la obligatoriedad del uso del casco, uno de los pocos elementos de seguridad que poseen los motociclistas, el patentamiento de las motos y, próximamente, el uso de los dos espejos en los manillares. Estas son medidas que se deben tomar para mejorar el tránsito otras, como la posible ley que obligara a los motociclistas a tener el número de su patente en el casco, son inútiles y no ayudaran en nada al control del tránsito, simplemente serán un mayor peligro para quienes las manejamos, porque en vez de robarnos la moto, también intentaran llevarse el casco, lo que agregaría más violencia al hurto.
Me parece perfecto que de apoco se estén tomando las medidas necesarias para un manejo más seguro para todos. Lo único que no se puede establecer con leyes o sanciones es la CONCIENCIA INDIVIDUAL y el respeto por la vida que debemos tener todos los que manejamos. No estamos solos en la calle y siempre hay alguien que nos espera en casa.



Sonia Beatriz Valdes Olivera

No hay comentarios.:

Acompañan a Pedro Varela


MotosArgentinasTV