Title Sponsors

lunes, 19 de octubre de 2015

VICTORIA DE MÁRQUEZ EN UNA CARRERA GLORIOSA

round 16 / gp de australia / circuito de phillip island

CARRERA

Fue una carrera electrizante de MotoGP™, donde durante 27 giros cuatro pilotos: Márquez, Lorenzo, Iannone y Valentino, se disputaron siempre el puesto, a cada instante, luchando sin dar respiro, sobrepasándose enloquecidamente al límite y con riesgo máximo, dando el mejor espectáculo de competición de las dos ruedas de la temporada y es posible que de estos últimos diez años.

Dos héroes en esta jornada gloriosa. Márquez, por su desenfrenada recuperación en la última vuelta para alcanzar a Lorenzo y al superarlo ganar la carrera. Iannone, con un fuerte estilo de agresividad deportiva realizó un asombroso como impecable sobrepaso doble a Valentino y Márquez. El de Ducati completó el podio.

Dos que sufrieron: fueron Lorenzo y Valentino. El mallorquín al perder la carrera, aunque contento por achicar la brecha con Valentino a sólo 11 puntos. The Doctor al perder el podio. Finalizó cuarto.


Premisa ineludible. A veces hay que saber aceptar las limitaciones del lenguaje escrito. Ante una gran carrera de MotoGP™ con tanta carga de acción y emoción deportiva, como el GP de Australia en el trazado de Phillip Island, la palabra escrita no llega a ser suficiente y el análisis no alcanza a abarcar lo acontecido en la pista. Quizás lo mejor es disponer de un poco más de cuarenta minutos y volver a ver la transmisión de televisión, a gozar y disfrutar de nuevo del 16to. round de la categoría reina. De cualquier manera vamos a intentar explicar el por qué de un acto de magia.

La leyenda de los Cuatro Fantásticos. De tiempo en tiempo, nadie sabe muy bien por qué, las carreras de MotoGP™ se transforman en un combate continuo, donde la clásica confrontación de dos corredores pasa a ser una batalla infernal de cuatro pilotos, dando vida a una épica que despierta al máximo la adrenalina de todos los espectadores alrededor del mundo. Una confrontación alucinante en Phillip Island un circuito de carácter técnico al que los especialistas reconocen que es la pista para lucimiento del piloto.

El máximo interrogante se torna angustiante: nadie sabe quién puede llevarse la victoria. La batalla no da respiro. No hay tregua. En estas especiales circunstancias crece la leyenda de los Cuatro Fantásticos, que no tiene nombres atados a los personajes porque los pilotos se calzan trajes de combate en plena carrera. Phillip Island ha sido el afortunado escenario, donde a lo largo de 27 giros, Marc Márquez, Jorge Lorenzo, Andrea Iannone y Valentino, cuatro pilotos hambrientos de victoria brindaron un festival de sobrepasos al galope desenfrenado, de perpetuos cambios de posiciones que coronaron en un última vuelta, a todo o nada, con un Márquez glorioso que alcanzó a Lorenzo, para sobrepasarlo en la curva 10 (“Márquez era muy fuerte en la frenada”, dijeron tanto Lorenzo, como Iannone y Valentino) y ganar por quinta vez en el 2015; por cuarta oportunidad en el año en la modalidad pole y carrera; su victoria N°24 en MotoGP; logrando un hito mayúsculo al alcanzar el triunfo N°50 de su historial, sobre un total de 130 presentaciones en el conjunto de MotoGP, Moto2™ y 125cc. En síntesis, una carrera que le permite a Márquez reparar tantos errores, caídas, desaciertos, cometidos en esta temporada después de ganar dos Campeonatos Mundiales. “El último giro fue como si fuera una vuelta rápida de Clasificación”. Tal es así, que marcó la mejor vuelta rápida en carrera, en la última: 1’29.280.

“Antes de la carrera estaba mirando la carrera de Moto3 y quería estar allí mezclado con ellos”, contó Márquez sobre ese estilo tan particular en las carreras de cilindrada menor por el intercambio permanente de posiciones, “me he divertido tanto con tanta lucha (hablando ahora de la carrera de MotoGP), que cuando faltaban cinco giros creía que estábamos en el comienzo, ha sido una carrera muy veloz y todo ha acontecido a ese ritmo”.

“Corrí como lo hacía en 125, dando todo hasta el último giro”, también coincide Jorge Lorenzo, a quien la espectacular largada de Andrea Iannone, desde el segundo puesto de la grilla y que lo llevó a ponerse al frente, en las primeras curvas, lo despertó de una eventual “siesta” a que nos tiene acostumbrado el mallorquín, cuando se escapa en la punta y gana en solitario. En esta empresa, de discusión de la punta de la carrera, lo acompañaron a Iannone, los “descontrolados” Márquez y Valentino, que formaron, junto con Lorenzo, un alocado tren de cuatro vagones que perdieron la brújula de la sensatez. Para dar un ejemplo, en la quinta vuelta, pelearon por el segundo puesto, Rossi con Márquez en tres oportunidades, con sobrepasos completos y devoluciones. Había como dos tendencias: Lorenzo que intentaba escaparse y el trío de ‘cuchillo entre los dientes’ de Márquez, Iannone y Valentino que lo metían de nuevo en el “juego de cuatro”. No hubo paz para Lorenzo. “En mi opinión ha sido una de las carreras más bellas de los últimos diez años”, se despachó el mallorquín.

A Lorenzo le quedó un sabor amargo. Su intención inicial era conseguir la mayor cantidad de puntos y ganar era lo máximo. Salir segundo no era su ideal, fue “Una gran desilusión”, apuntó Jorge, quien agregó, “pero el objetivo de recuperar puntos con Rossi se cumplió”. Para el piloto de la Yamaha #99,“No fue fácil conservar la calma ante los ataques de Iannone en la recta y había que esperar el momento justo para no cometer errores”, reveló Lorenzo, pero al superar Iannone a Valentino en el último giro y quedarse con el tercer lugar, “cuando vi en la pizarra Valentino 4°, me dije siete puntos son mejor que cuatro”. Lo que todavía Lorenzo parece no entender es cómo sí él lideró en 23 de las 27 vueltas, la carrera se le escapó de las manos en el último giro.

Iannone pasó de ser el ‘enemigo’ de Lorenzo, por lo del sábado en Clasificación (igualó en tiempo, pero le dieron el segundo cajón de largada al italiano), a ser el ‘amigo’ del mallorquín. “Ayer lo quería ‘matar’, hoy es mi mejor amigo. No le voy a pagar una cerveza, sino diez, porque me regaló tres puntos muy importantes”. Esa es la felicidad momentánea de Lorenzo: Valentino sigue siendo líder con 296 puntos pero ahora es un segundo más cercano, porque con 285, Lorenzo está a once (habían llegado a Phillip Island con 18 de ventaja para el italiano).

Andrea Iannone contó con un arma perfecta. Su Ducati marcó el mejor tiempo de velocidad final 344.4 Km/h (Márquez 338.0 Km/h, Rossi 337.0 y Lorenzo 332 Km/h), una ayuda muy importante en las rectas para contrarestar las ventajas de las Yamaha y la Honda en otros sectores del circuito. “Lo que perdía en la última curva lo ganaba en la recta”.

Hay quienes creen que Iannone debería haber dejado pasar a Valentino en el final. Nada más lejos de una competición. Además, Iannone lo dijo, antes de la carrera, muy explícitamente a nuestro colega Matteo Aglio de GPOne: “Io tifo Rossi ma faccio la mia gara” (Soy fan de Rossi pero hago mi carrera). Es cierto, que nadie esperaba que Iannone, un piloto caracterizado por su agresividad deportiva, pudiera mantener la ofensiva a lo largo de 27 giros, ni tampoco Marc Márquez y Valentino Rossi podían creer la pasada escalofriante que les hizo a los dos juntos en la curva 10. “Ellos dos estaban en una pelea a ‘hierro corto’ y no quería meterme en la pelea de ellos”, relató el italiano de la Desmosedici #29, “pero al pasarlos largo encontré espacio para colarme. Además de bella fue fundamental porque de otra manera no hubiera accedido al podio”.

“Andrea siempre fue muy fuerte en el cuerpo a cuerpo”, reconoció Valentino, “la única lástima es que me haya ganado a mí. Seguirá siendo mi amigo suceda lo que suceda. Ha hecho una gran carrera y es el hombre del día”. Rossi es uno de los sorprendidos del ritmo infernal de la carrera, la caracterizó como “del viejo estilo de pelea en una competencia y en la mejor tradición de Phillip Island”.

The Doctor se expresa de manera sincera, dando su impresión personal sobre la carrera: “Me siento orgulloso por el espectáculo, pero me ‘rompe las pelotas’ el resultado”. No es para menos los once puntos actuales entre él y Lorenzo son una preocupación. “Hay que relajarse, concentrarse en Sepang, reconocer los errores y ser competitivos desde el inicio”.

Para Valentino esta definición del título es muy estresante. “Pero es muy linda, porque si estuviera cuarto a cien puntos estaría más relajado pero mucho menos contento”.

la próxima carrera En una semana, el domingo 25 de octubre, la 17ma. fecha de MotoGP, el GP de Malasia, en el circuito de Sepang.

Acompañan a Pedro Varela




Deja tus comentarios en el Facebook de MotosArgentinasTV

MotosArgentinasTV