Title Sponsors

domingo, 21 de mayo de 2017

MotoGP™ 2017 GP DE FRANCIA JUGANDOSE AL LÍMITE: VIÑALES Y VALENTINO


El record de público en Le Mans fue una señal: 104.020 espectadores que olfatearon un carrerón. Tres cosas convocaban: el local Johann Zarco, de asombrosa y creciente performance; Valentino, protagonista de la historia del motociclismo de competición y el espectáculo del MotoGP™ donde también figuran Maverick, Márquez y Pedrosa.



Una carrera necesita tener líderes. Le Mans los tuvo. Tres pilotos de Yamaha. Los tres de la primera fila, dispuestos a recobrarse de la frustración de Jerez. Zarco, con sus neumáticos blandos-blandos, volvió a deslumbrar y enloquecer a la tribuna, cuando desde el tercer lugar de la grilla capturó el comando de la carrera desde el inicio y fue líder durante seis giros. Luego, cedió el cetro a Viñales con compuestos medios-medios, que reinó hasta la vuelta 25.

“Otra carrera” ya había comenzado en el giro 24, cuando Valentino también con medios-medios, a esa altura de la competencia, metió un record de vuelta: 1’32.373. Rossi que era dueño del record de vuelta en carrera existente en Le Mans (2015, 1’32.879). Valentino estaba jugado a disputarle la victoria a Viñales. Necesitaba un triunfo para convalidar su primer lugar en el torneo. Y fue al ataque, con la misma plenitud que siempre lo caracterizó, con eso que 104 mil espectadores saben que hoy a los 38 años Valentino todavía tiene, donde no le importa que su rival ocasional pueda tener 22. Con una diferencia fundamental, Valentino se sentía confiado en su Yamaha #46, para atacar hasta el límite y más allá. Esto es sin especulaciones que, traducido en tiempo por vuelta, mostraba la fiereza de The Doctor.

En la vuelta 26, Rossi hizo 1’32.675 contra 1’33.243 de Maverick. Allí, Le Mans entraría en extasis y delirio, cual corriente de electricidad, cuando Valentino asaltó el bunker –la punta- de Maverick. Y en la 27 subió la apuesta, con un 1’32.395 para superar por poco la resistencia de su compañero-rival que marcaba 1’32.418.

El límite o el sin límite ya estaba instalado y los dos volaban por el borde de la cornisa. En la 27 hubo error en una frenada por parte de Viñales, que pareció confirmar la posible victoria de Valentino. Se metían presión entre ellos y metían presión emocional, ansiedad, angustia, suspenso y adrenalina al público, presentes en el circuito o a lo largo del mundo por televisión. Nadie podía creer lo que estaba viendo.

La última vuelta, la 28, puede ser vista desde todo punto de vista, pero los parciales muestran cómo fue esa batalla final.
Primer sector: Viñales 20.940 contra 21.142 de Rossi. Segundo sector: 21.160 de Valentino contra un apretadísimo 21.185 de Maverick. Tercer sector, Viñales se juega con todo en un 25.584 contra un 26.004, que ya preanuncia una error en una frenada, tránsito abierto en la curva y caída posterior de Valentino en la curva 11, mientras Maverick Viñales pasaba por esa “puerta” que había dejado abierta Valentino. “Vi una oportunidad y aceleré”, contó el piloto de la Yamaha #25.

Tanto siguió acelerando que, Viñales marcó un nuevo record de vuelta para Le Mans, en ese giro, el 28, el último, el que le dio la victoria: 1’32.309. Última carta, acelerando al máximo, igual que en el triunfo de Qatar.

Valentino siempre se ha caracterizado por protagonizar batallas al límite. Y cada logro es una hazaña que compone un largo dominó de triunfos ‘in extremis’. Ha ganado yendo al límite y ha perdido del mismo modo. Una y otra son ‘obras de arte’. No cabe la especulación de “se podría haber conformado con el segundo puesto”. Ese no es Valentino. Otra, “a fin de año este error pesa”. Valentino especula en otras cosas, pero cuando está jugado va al límite. Todo Le Mans enmudeció. El triunfo de Rossi iba a dejar las gargantas al borde de la afonía, pero fue el silencio de la sorpresa inesperada. Tristeza que solo compensó –en parte- el segundo lugar de Zarco.

Maverick ganó. Se instaló al frente del torneo con 85 puntos y una ventaja de 17 sobre el segundo. Tercera del 2017. Qatar, Argentina y en la histórica Le Mans. Repitió, como en Qatar, pole y carrera. Tuvo que luchar y dar examen con el mejor de la historia –que “dejo su vida” en el intento-. Un GP de Francia inolvidable, dulce por el espectáculo, amargo por la caída en batalla.
Fotos: motogp.com
MARIO DIEZ / Distribución en Argentina Prensa Dorna Sports SL


Acompañan a Pedro Varela





Deja tus comentarios en el Facebook de MotosArgentinasTV

MotosArgentinasTV