Title Sponsors

miércoles, 21 de marzo de 2012

DEMORAS EN LA IMPORTACIÓN DE MOTOS: El día que las vacas vuelen

Hola a todos, entre las vacaciones, merecidas, y el inicio del año, me tomé un tiempo de reflexión para realizar una nueva columna, hoy les entrego la primera del año 2012; espero que les sirva de algo, y profundice el debate o les aclare algunas cosas.

El año 2011 fue muy bueno en ventas, no sé si en rentabilidad y crecimiento cualitativo, o por lo menos estoy seguro que en estos dos rubros no lo fue proporcional al crecimiento del mercado; 2012 nos presenta varios desafíos, vamos a ver cuáles son.

El marco país es absolutamente distinto, de un crecimiento de PBI a tasas chinas del 6% al 9% vamos a un 3% o el 4% con suerte, es decir que es evidente una desaceleración de la economía de la Argentina y del mundo; la crisis económica y financiera de Europa todavía no tiene una resolución clara, tampoco el destino de la primera potencia EE.UU., con proceso electoral incluido; pensemos que China, India, Brasil y los motores de la economía global tienen la necesidad de colocar los productos nacionales en un contexto de restricción de las economías centrales, lo que necesariamente va a llevar a la existencia de excedentes exportables.

Qué relación con nosotros tiene este contexto: estamos sufriendo dos presiones, por un lado estos excedentes exportables vienen hacia nosotros, -China, India necesitan colocar motos que antes vendían en otros lados- pero por otro lado la decisión de restringir la importación con una fuerte política de exportación de productos para equilibrar la balanza comercial. 



El construir una industria de producción de motos es un objetivo del Gobierno el que comparto total y absolutamente, no alcanza con la instalación de ensambles de partes y presentar esto como si fuera industria nacional, el desarrollo de motopartistas la inversión empresaria en el país es necesaria, tener una producción nacional es garantía de sustentabilidad y abastecimiento de mercadería que a su vez hará fuerte nuestra cadena de comercialización. Desde la Secretaría de Comercio se convocó a las terminales e importadores para invitarlos a que iniciaran una política de exportación bajo condición a la importación de motos; imaginen que la gran mayoría puso el grito en el cielo y en otro lado, algunos están analizando exportar biodiésel, soja, etc.; sinceramente creo equivocado el rumbo. En primer lugar existe un enorme individualismo en todos ellos, cada uno piensa que puede adecuarse a nuevas políticas y sortear los obstáculos por sí mismo, el sálvese quien pueda; desde esta columna buscamos permanentemente la formación de una cadena de valor representativa del sector lo que le da una fuerza distinta al mercado.

Hasta aquí pareciera que el problema es de la terminales únicamente, y no es así, el problema es de todos porque todos van a sufrir aumentos de precio, menor rentabilidad y faltantes serios de mercadería; la red de concesionarios debe y tiene la obligación de acompañar por un lado la defensa del sector, pero por otro lado apoyar y convalidar a aquellas empresas que apuesten al país y vayan en línea hacia la creación de industria nacional, el órgano representativo de la red que es ACARA división motos debe y va a tener que asumir el protagonismo que le cabe en esta oportunidad, sin dilación y con autoridad y valentía. Ahora bien, para recibir nuestra poderosa ayuda, el sector de terminales debe consensuar una política de tratamiento al tema común con nosotros, para ir juntos a las distintas instancias del Gobierno y proponer alternativas constructivas en línea con la política de fondo.

La unidad de criterio de fijar política común del sector es un paso indispensable, quiero que ahora aquellos vivos que jugaron a oponerse a un reglamento del sector, a la constitución de una mesa permanente, a trabajar en conjunto reconociendo al otro y a la red como un par, nos digan qué inteligencia tienen para esta instancia, pero son los primeros que van a desaparecer en este concepto; no hicieron nunca nada ni nunca van a hacer, gritan se enojan y patalean ante estas situaciones, no entendieron ni entienden nada, poseen una visión pequeña tan pequeña como su generosidad y voluntad de servicio. Nosotros no podemos decir que no sabíamos que esto iba a ocurrir, siempre contamos con la info al respecto, también hoy sabemos que debemos implementar un proceso y retomar la iniciativa, para ello es condición constituir la mesa del sector; hasta que eso no ocurra créanme que la situación va a ser cada vez más difícil y que no existe el sálvese quien pueda, no hay margen para la trampa y la chicana de simulación de cumplimiento de normativas, demasiada gente mirando y controlando, nosotros incluidos en estos últimos.

Cualquiera puede pensar que vamos a sentarnos seriamente todos los jugadores del sector a debatir ideas y políticas en forma constructiva para llevar adelante una propuesta alternativa al Gobierno, el día que las vacas vuelen, quizás a partir del premio a la película de Darín donde una vaca voló, ya no sea un cuento chino la constitución de la mesa.

Dr. Diego Dinitz
LaColumnadeDiego.com.ar

Acompañan a Pedro Varela


MotosArgentinasTV