Title Sponsors

lunes, 23 de octubre de 2017

MotoGP™ 2017: Guerra Mundialista en Phillip Island por Mario Diez.

La imagen puede contener: calzado, moto y exterior
La imagen puede contener: moto y exterior
MotoGP™ 2017
GP DE AUSTRALIA – Carrera
“GUERRA” MUNDIALISTA EN PHILLIP ISLAND
A Phillip Island se la llama la ‘pista del piloto’. Es donde se luce su potencial. Así fue, en la que Valentino denominó como “la mejor carrera del año”, porque Márquez, el mismo Valentino, Viñales, Zarco, Iannone y Miller se trenzaron en una batalla desenfrenada y antológica por la victoria y el podio.

Podríamos hablar –haciendo una comparación- de haber visto la mejor ‘actuación’ conjunta de la temporada. Y podríamos arriesgarnos a decir que la ‘Compañía de actores de MotoGP’ brindó una función de lujo, frente a un experimentado público australiano.


El trazado de Phillip Island se presta, por su alta velocidad promedio, para hacer una carrera de carácter fuerte, de agresividad deportiva de alto nivel, con carenados y monos que quedaron con los ‘impactos testigo’ de combates, donde no hubo quejas ni reclamos porque Márquez, Valentino, Viñales, Zarco (¡un maestro!), Iannone y Miller se dieron ‘leña’ a granel y cada uno de ellos quedaron satisfechos con sus posiciones finales. “Había que ser más agresivo que el resto”, concluía Valentino, feliz por estas batallas, donde se valora que no hay uno que sobresale sino que todos aprovechan la oportunidad de meterle la moto en la frenada al otro. En esta actuación hubo actores secundarios que les disputaron el centro del escenario a figuras estelares.

Jack Miller por caso, australiano, se puso al frente del escuadrón líder las cuatro primeras vueltas, y no es que después fue a caer al fondo de la tabla final, finalizó séptimo.

En el quinto giro, se hizo cargo de la punta, un ‘actor’ que muchos habían dado por retirado –como tantas veces lo han hecho con él-, era Valentino, que había llegado desde el séptimo puesto de la grilla después de superar a Pol Espargaró, Iannone, Zarco, Márquez, Viñales y Miller. En las vueltas siguientes, mientras Valentino se defendía de los ataques de Márquez, crecía la Yamaha Tech3 de Zarco, con lances muy fuertes porque calzaba la combinación Blanda-Blanda que le daba el plus de la aceleración (hizo la mejor vuelta rápida en carrera), pero que sólo el francés sabe gestionar hasta el final de 27 vueltas con caucho para la pelea. Zarco reinó en la punta, del giro 9 al 13, hasta que tuvo que ceder frente a The Doctor, con una Yamaha que tenía mucho ritmo, que estuvo tres giros delante para después volver a rendirse frente a un Zarco imponente (también en su mejor carrera del año).
Rossi justificó que “los que vienen de Moto2 a MotoGP vienen con mucho agresividad”. Además de Zarco, Márquez, en algún momento, le puso la Honda “adentro” de la Yamaha #46 y Valentino se la bancó. ¿Sorpresa Valentino? Los ‘nenes debutantes’ que tenías alrededor vienen todos de Moto2:
Márquez, Viñales, Zarco e Iannone. Excepto Miller que egresó de las ‘pirañas’ de Moto3 y fue directo a MotoGP.

Lo que es extraordinario es que Valentino Rossi diga ‘presente’ (citando al Gato Barbery) en estas batallas, sin importarle si él tiene grado de general o de almirante. Si los pibes quieren baile él también está feliz.

La imagen puede contener: moto y exterior

Uno de ellos, su compañero de equipo, Maverick, que había largado segundo, llegó a la punta, como bien señalaba Jorge Pablo Piccolo, y se convertía en uno de los siete pilotos que encabezó el tropel desenfrenado. Fueron dos vueltas, hasta que en la 21 se hizo cargo, por vez primera, Marc Márquez de la punta, quien tuvo que hacer mucho para poder despegarse (arrancó a 0.291 del segundo) de ese aquelarre que lo seguía, pero MM#93 tomó el comando hasta el final con firmeza, aunque los combates, sobrepasos y retrocesos seguían en tono de batalla del fin del mundo entre Zarco, Valentino y Viñales, cuando apareció Iannone en ritmo de ‘Maniac Joe’, pero el trío Yamaha logró neutralizarlo –aunque hubieran querido anestesiarlo-, para quedar ellos tres disputándose la escolta de Marc y la otra plaza del podio.

Nunca se vio tres motos tan ‘hambrientas’ y a la par, peleando por el segundo lugar. Valentino sobresalió y Viñales con el alma pudo más que Zarco, los tres llegaron apretados a 1.799, a 1.826 y a 1.842 del ganador. Tres encerrados en 0.243. Tres Yamaha haciendo el 2-3-4 en Phillip Island. Valentino y Viñales repitiendo segundo y tercero como en el 2016 (aunque Maverick estaba con la Suzuki).

Con este mismo empuje cruzaron la bandera a cuadro Márquez, Valentino, Viñales, Zarco, Crutchlow, Iannone, Miller, Rins, Pol Espargaró y Bardley Smith completando el top-10, lo que nos da tres Honda, tres Yamaha, dos Suzuki y dos KTM (que completaron su día de felicidad con el primer triunfo de KTM en Moto2™). Todos ellos encerrados en un poco más de 16 segundos, una muestra más de la velocidad puesta en el combate, ya que en el 2016 esa misma cantidad estuvieron encerrados en más de 29 segundos.

Este top-10 con la victoria #35 de Márquez en MotoGP viene a interrogarnos sobre ¿Y la pelea por el título? ¿Dónde estuvieron las Ducati? ¿Qué pasó con Dovizioso?
En el pasado, la Ducati de la mano de Casey Stoner, piloto local, ganó cuatro años seguidos (2007-2011) en Phillip Island. En Australia 2017, la mejor roja de Borgo Panigale, fue la satélite de Scott Redding (undécima) y nuestro candidato al título, el ‘Dovi’ trece a 21.692.

“Quizás la elección del neumático blando trasero (lo cambiaron sobre la grilla) no fue el acertado, tenía dificultades para frenar en las curvas veloces, entonces, esas y otras cuestiones se magnificaron”, justificó Dovizioso, con resignación y lamentando haber perdido muchos puntos. De 11 puntos que tenía con Márquez se elevaron a 33, cuando van a quedar 50 en juego. Un consuelo puede ser recordar que en Malasia, la próxima en una semana, en la carrera del 2016, el ‘Dovi’ hizo pole y carrera, mientras que Márquez llegaba undécimo.

Todo hace pensar que, en Malasia, con un Campeonato donde Márquez tiene 269 puntos; Dovizioso segundo con 236 y Viñales tercero con 219, el título puede depositarse en las manos de Marc, que alcanzaría su cuarto torneo en cinco años que lleva en la máxima categoría. Si esto sucede habría que ver cómo quedan los puestos subsiguientes.

Márquez dio en Phillip Island un paso muy importante. Queda Malasia y Valencia para contestar los interrogantes de un apasionante Campeonato de MotoGP.

Fotos: motogp.com
MARIO DIEZ / Distribución en Argentina Prensa Dorna Sports SL


Acompañan a Pedro Varela




MotosArgentinasTV