Title Sponsors

martes, 18 de octubre de 2011

MOTOGP: El nuevo Campeón cumple muy Feliz y en su casa hizo la fiesta




FELIZ CUMPLEAÑOS CAMPEÓN! 

En Phillip Island, en el día de su cumpleaños y en su propia tierra, Casey Stoner ganó la carrera, su noveno triunfo de la temporada y ante la deserción de Jorge Lorenzo –por lesión de su mano en el warm up- se consagró Campeón Mundial de MotoGP 2011. Además, podio pleno de Honda con Marco Simoncelli y Andrea Dovizioso, a la par que la marca del ‘ala dorada’ obtuvo su 60º título de Constructores. 


Casey Stoner: un grande del motociclismo. Hay pilotos que hacen estallar las estadísticas en una o más temporadas. Donde mucho mérito y gloria se lo lleva el piloto, donde mucho le queda a la historia del motociclismo. La Diosa Fortuna, que algunas veces lo ensalzó y otras lo humilló, le dio todo en ésta carrera, que para Casey Stoner será inolvidable, emotiva al punto de romper en un corto llanto en el parc fermé frente a su mujer Adriana, a su Jefe Mecánico Cristián Gabarrini y a la cámara de televisión que mostraba ese momento íntimo del nuevo Campeón Mundial de MotoGP 2011. 

Entre los cinco grandes de la categoría reina, porque al ganar en Australia, consiguió alcanzar 32 victorias en la categoría reina, superando al americano Eddie Lawson, con lo cual pasa a estar en un ‘olimpo’ de cinco grandes, junto a Valentino (79 triunfos), Giacomo Agostini (68 triunfos), Mick Doohan (54 victorias), Mike Hailwood (37 victorias) y Casey Stoner con sus 32. 



Noveno triunfo en una temporada, cerca de igualar su actuación del 2007, cuando llegó a las diez victorias. Por ahora, con nueve, se equipara con lo hecho por Valentino Rossi en tres temporadas diferentes: 2003, 2004 y 2008; con Doohan en 1994 y con lo hecho por Lorenzo en la temporada anterior (2010). Cuando todavía quedan dos carreras, Casey podría alcanzar a Agostini de 1968, 1969 y 1970, cuando obtuvo diez triunfos o llegar a un máximo de once, como fue el caso de Rossi en tres oportunidades: 2001-2002 y 2005, pero no podría llegar a las doce de Doohan en 1997.

Junto con su compañero de equipo Dani Pedrosa le han dado –hasta ahora- a la marca Honda 12 triunfos, nueve de Stoner y tres del piloto catalán.

Quinta victoria consecutiva en Phillip Island, igualando la misma cantidad de triunfos que Valentino Rossi para ésta pista australiana. El italiano había vencido una seguidilla del 2001 al 2005, así como ahora Stoner lo hizo del 2007 al 2011. En la historia del motociclismo mundial, muy pocos pilotos han logrado ésta cifra (5) o más, en triunfos consecutivos, en un mismo circuito. Entre los privilegiados están Valentino, Giacomo Agostini, Mike Hailwood, Barry Sheene, Mike Doohan y ahora Stoner. 


160º GP para Stoner, un triunfo en Phillip Island, viene a homenajear sus 160º carreras en el Mundial de Motos, desde su debut en el GP de Inglaterra del 2001 en 125cc. Son 99 carreras en MotoGP, 31 en 250cc y 30 en 125cc. Donde ha cosechado 39 triunfos en todo su historial, 37 poles y 78 podios.

Triunfo de principio a fin, tal como es su estilo, de dominador absoluto, Stoner se llevó el GP de Australia desde la luz verde hasta la bandera a cuadros. No tuvo oposición y abrió, casi un abismo con sus seguidores, que llevó a un máximo de 6.909 segundos en el giro 12 y que después redujo en el final a 2.210 segundos sobre Marco Simoncelli, su escolta, porque las condiciones de pista cambiaron y no había necesidad de arriesgar.

Al cabo de 16 carreras del 2011, Stoner consigue su título de MotoGP, luego de haber transitado 1.791 Km en carreras y 5.856 Km en prácticas libres, clasificación y warm up. Un total de 7.647 Km, desde el 18 de marzo de éste año hasta el GP de Australia.

Último campeón de MotoGP 800cc, después de cinco años compitiendo en la versión 800cc de la categoría reina, la marca Honda con Casey Stoner, consigue su primer y último título de ésta era con tal cilindrada. 

Segundo título Mundial de MotoGP, con la marca Ducati alcanzó el primer torneo de 800cc en el 2007, en el año de su debut con el equipo oficial de la marca y con Honda logró su segundo título en MotoGP, el último de las 800cc, en la temporada de su debut con el equipo oficial Repsol Honda.

Triunfo Nº 60 para Honda en el Mundial de Constructores, el primer triunfo de Honda fue en 125cc de la mano de otro australiano –Tom Phillis- en 1961, en el GP de España, en el célebre circuito de Montjuich, con éste triunfo y otros cinco más, Honda se alzó con su primer título de Constructores hace 50 años. Recién en 1966, Honda pudo llegar a su primer título de Constructores en 500cc. Ahora con la victoria de Casey Stoner en MotoGP, Honda logra su 60º título Mundial de Constructores, conformado por 18 en la categoría reina, seis en 350cc, diecinueve en 250cc, quince en 125cc y dos en 50cc. 

Definido el Campeonato de Pilotos y Constructores, sólo le queda a Honda aguardar un poco más para quedarse con el de Equipos y obtener laTriple Corona, que sellaría un año fantástico para la marca del ‘ala dorada’.

Podio Honda en Phillip Island, si algo completó la fiesta de Phillip Island, fue un podio pleno de Honda, con Casey Stoner en lo más alto, rodeado de Marco Simoncelli –segundo a 2.210- y de Andrea Dovizioso –tercero a 2.454-, un ejemplo del máximo esfuerzo puesto por sus pilotos, que nunca se conformaron, que pelearon por sus puestos, donde no hubo necesidad de órdenes de marca o equipo. Tampoco debe estar exento de mención Dani Pedrosa, que concluyó cuarto, después de luchar contra Simoncelli y Dovizioso. 


Novena corona para el Repsol Honda Team, el último título que había conseguido el equipo oficial Honda de MotoGP, había sido con el americano Nicky Hayden, con la Honda 990cc, en el 2006. En ésta ocasión, el logro de Stoner completa un total de nueve para el Repsol Honda Team, donde aparecen nombres famosos como Mick Doohan, Alex Crivillé y Valentino Rossi.

Con 325 puntos no hay discusión, porque esos son los puntos de Casey Stoner, después de la carrera australiana, mientras que la cuenta de Jorge Lorenzo quedó ‘congelada’ en 260. Los 65 puntos de diferencia son imposibles de conciliar cuando van a quedar dos carreras: Malasia y Valencia. Y esos dos puestos –el primero y el segundo- es posible que sean definitivos, no así el tercero y cuarto, que deberán resolverlo entre Andrea Dovizioso (212) y Dani Pedrosa (208). “Estoy seguro de que Dani irá fuerte en las últimas dos carreras, pero nosotros también lucharemos hasta el final”, aseguró el ‘Dovi’. De ahí en más, Spies está quinto (156), Marco Simoncelli está sexto (139) igualando en puntos con Valentino Rossi. Es prematuro decir cómo quedaran finalmente.

Un GP en donde todo puede suceder. Cuando algo escapa a los análisis, los pilotos tienen el recurso de decir “todo puede suceder”. Y un poco es lo que sucedió en el GP de Australia en Phillip Island.

Nadie esperaba que tantas cosas juntas sucedieran, no sólo en la carrera sino antes. Como la caída de Jorge Lorenzo, en el warm up, en la veloz curva 12 y que su Yamaha le golpeara la mano (aplastamiento de última falange del dedo anular de la mano izquierda), de tal manera de inhabilitarlo para correr unas pocas horas más tarde (incluso luego de operado, se le recomendó no correr la próxima en Sepang). Este golpe físico fue un verdadero golpe de escena, porque el mallorquín era el único que podía diferir o impedir la consagración de Casey Stoner como Campeón de MotoGP 2011. 

“Siento mucho que Jorge se haya lesionado esta mañana, es un gran rival y creo que si él hubiera estado en carrera hoy las cosas no habrían salido de este modo. Espero que la operación vaya bien y que vuelva lo antes posible”, completó el piloto australiano.

Pero además de Lorenzo, tampoco participó en la carrera, su compañero de equipo Ben Spies, porque le habían aparecido algunos efectos del golpe en la cabeza ocurrido en una caída durante la sesión de clasificación. Es decir dos protagonistas de la escuadra Yamaha afuera, antes de largarse la carrera.

Nadie esperaba que el viento fuera tan violento –unos 26 Km/h- aunque se sabe que por la ubicación de la pista, al lado del mar y de un estrecho, el viento puede ser importante. Nadie esperaba que la lluvia –que siempre se hace presente en Phillip Islands- apareciera a partir de la novena vuelta (cuando por primera vez se hicieron flamear las banderas blancas), pero más que lluvia eran gotas que iban humedeciendo la pista, obligando a algunos pilotos a entrar a cambiar sus motos –allá por la vuelta 24- y que en menos de dos vueltas salieran el sol y la carrera finalizara como si nada como si nada.

“No creo que nadie hubiera podido soñar en que las cosas salieran mejor hoy. La carrera ha sido increíblemente complicada, las condiciones eran muy duras. He conseguido una sólida ventaja desde el principio porque veía acercarse la lluvia pero no sabía si nos acabaría afectando”, describió Casey con una precisión increíble acerca de las condiciones tan cambiantes, “de repente, me he visto entrar en una cortina de agua, no llovía en la parte de atrás del circuito y cuando he llegado a la última curva ha empezado a llover fuerte. Casi pierdo el control y me voy al suelo. Me he mantenido encima de la moto y he podido conservar mi ventaja y gracias a Dios llevarme la victoria, pero estaba muy nervioso”.

Nadie esperaba que Valentino Rossi, que ha ganado tantas veces en Australia, arriba de una Ducati, que también ha ganado otras tantas más en esta pista, cuando parecía que estaba haciendo una buena carrera, en el séptimo lugar detrás de Bautista y Hayden, se cayera después de haber sobrepasado al americano y luego al español, para abandonar definitivamente, cuando ya se empiezan a escuchar voces (con mayor intensidad y seriedad) respecto de la continuidad o no de Valentino en Ducati en el 2012.

Nadie esperaba que Marco Simoncelli hiciera su mejor carrera del año, no sólo por el resultado: segundo (su único podio anterior había sido un tercer puesto en República Checa 2011), sino porque defendió de mil maneras ser escolta de Stoner, tanto de la amenaza de Dani Pedrosa, a quien logro poner a distancia, como luego del acoso y del ataque de Andrea Dovizioso, siempre inteligente y astuto, que sabe manejar los tiempos para acechar y dominar la presa en las últimas vueltas. Cuando en la pista reinaba la confusión por la caída de Bautista, si entrar o no entrar a cambiar la moto con gomas para lluvia, el ‘Dovi’ –con su mejor calidad de ‘carterista’, tal como lo denominan muchos periodistas italianos- le robó el puesto a Simoncelli, pero la respuesta de ‘SuperSic’, quien tuvo la paciencia que no tuvo en otras competencias, supo esperar a la última vuelta para jugarse en un todo o nada, que le sirvió para doblegar a Dovizioso y cruzar la línea con su medalla de segundo.

El mismo Dovizioso reconoció que, al final no tenía capacidad de reacción. “Con la lluvia pude avanzar un lugar, pero en la última vuelta no tenía suficiente agarre para forzar al máximo en las últimas curvas”.

Nadie esperaba que Andrea Dovizioso, que está a punto de mudarse de marca y equipo, defendiera con tanta pasión y con tanto orgullo, su posición frente a Dani Pedrosa, un mimado de HRC y del Repsol Honda Team. No hubo orden de equipo, ni cartel en el muro, hubo pelea limpia por dos objetivos: en la carrera el italiano quería el tercer puesto -un lugar en el podio- y en el torneo, Dovizioso quiere ganarse el tercer lugar por detrás de Lorenzo. Después de Phillip Island, Dovizioso sigue tercero con 212 puntos y Pedrosa esta cuarto con 208.

“Ha sido una carrera complicada, porque el circuito es complicado, porque el clima siempre lo complica todo, así que volver al podio y quedar por delante de Dani, es un muy buen resultado para nosotros y era nuestro objetivo antes de llegar aquí”, expresó Dovizioso, “creo que incluso podríamos haber acabado segundos, pero cuando Dani me ha pasado a mitad de carrera hemos perdido el contacto con Simoncelli”.

Las cosas no han ido bien para Pedrosa. “Ha sido un día complicado y la carrera no ha empezado de la mejor manera tampoco. He tenido un problema con el viento en la salida, casi pierdo el equilibrio y he tenido que poner el pie izquierdo en el suelo en el mismo momento en que se apagaba el semáforo, con lo que he hecho una mala salida”, enumeraba sus penurias el piloto catalán,“me he recuperado, luego he pasado a Andrea, pero al intentar aumentar mi ventaja ya no me quedaba neumático delante y he tenido varios sustos”.

Nadie esperaba –ni el mismo Stoner lo creía- que aunque las matemáticas lo habilitaban, que Casey pudiera ganar y salir Campeón, pero ocurrió lo de Lorenzo y de ahí en más, Phillip Island (ahora rebautizada por el público como Stoner Island) se convirtió en una fiesta, para ver ganar a Stoneren el día de su cumpleaños 26, en su propia tierra y conseguir su segunda corona en MotoGP

Nadie lo esperaba, pero Phillip Island fue una sorpresa. Tanto como el número de pilotos que finalizaron: sólo siete. En el historial del mundial, los antecedentes de tan baja cantidad de finalistas remiten a Argentina del ’63; a España de 1969; a Austria de 1971 y a Venezuela de 1978. Es preocupante y para eso se trabaja con vistas al 2012.

La próxima carrera. En una semana más, el round 17 de MotoGP, el GP de Malasia en el circuito de Sepang. 

Acompañan a Pedro Varela


MotosArgentinasTV