Title Sponsors

domingo, 29 de marzo de 2015

Por Mario Diez: VALENTINO ¡UNA VEZ MÁS!

round 1 / gp de qatar / circuito de losail
CARRERA

En el round inaugural del MotoGP™ 2015, en una electrizante carrera plena de sobrepasos y cambios de posición ganó Valentino Rossi que largó desde el octavo lugar, retrocedió un poco, pero en el cuarto giro ya estaba cuarto. Administró al milímetro para no desgastarse y atacó en las últimas vueltas para armar una batalla memorable con Andrea Dovizioso, al que venció por 0.174. Andrea Iannone, tercero, subió al podio de MotoGP por primera vez, al imponerse a Jorge Lorenzo, cuarto. Los cuatro dibujaron una carrera inolvidable donde pelearon hasta el cansancio por el dominio de la punta.

Honda estuvo ausente en el podio por una mala noche del dúo Márquez-Pedrosa, clasificados quinto y sexto. Márquez largó tercero, se fue en la primera curva y retrocedió hasta el puesto 17°.



































































Valentino ¡Una vez más! Pareció una expresión de buenos deseos, pero que en la práctica sería irrealizable. Sin embargo, en nuestro Informe de Pre Temporada rescatamos una frase del japonés Kouji Tsuya, Jefe del Proyecto MotoGP™ de la escuadra oficial Yamaha, dicha en Sepang al final de febrero: “¡Queremos ganar con la Yamaha en la primera carrera del año en Qatar!”. Y fue así, porque Tsuya, con visión estratégica, estaba apreciando y presintiendo el potencial competitivo de la Yamaha YZR M1 y la de sus pilotos: Valentino y Lorenzo.

Para el Jefe del Proyecto MotoGP de Yamaha, lo determinante no era el puesto que ocuparon sus pilotos en los Test, sino algo más importante: llevarse de los Test una valiosa de información técnica para seguir mejorando y evolucionando las Yamaha. Y la calidad y cantidad de esa data es la materia prima más valorada por los técnicos de fábrica.


La carrera de MotoGP del 29 de marzo de 2015 será recordada por el altísimo grado de acción bélica de cuatro pilotos (Valentino, Andrea Dovizioso, Andrea Iannone y Jorge Lorenzo) peleando por el liderazgo de la competencia, por la taquicardia deportiva, por laadrenalina que drenó de los tanques de combustible y de los manillares, por la garra extrema en sobrepasos limpios como interminables, por generar incertidumbre hasta el último segundo sobre quién sería el ganador, y fundamentalmente por el hambre de victoria del cuarteto, donde hubiera sido justo ver un podio con los cuatro que generaron un espectáculo inolvidable bajo las estrellas, cargado del dramatismo que otorgan las luces iluminando este trazado en medio del desierto.

¡Una vez más una hazaña de Valentino Rossi! No clasificó bien. Largó octavo. Retrocedió al décimo, pero supo escalar como ningunopara ponerse cuarto en el cuarto giro (detrás de la Ducati de Iannone). En la doce estaba tercero (detrás de la Ducati de Dovizioso o de la Yamaha de Lorenzo). Llegó al segundo lugar en la vuelta 19 de 22 (detrás del ‘Dovi’). Y se puso al frente para liderar la procesión final a todo o nada, de las dos últimas vueltas. Una de las mayores virtudes del piloto de la Yamaha #46 fue la brillante e inteligente administración de la carrera, para no desgastarse, guardando recursos, evitando peleas estériles. Dejo que el gasto en la punta lo hicieran Lorenzo –lideró 15 de 22 giros- o Dovizioso –estuvo al frente en cinco de veintidós-. Así en su competencia N°253 de MotoGP (la 313 de su historial), The Doctor alcanzó su triunfo N°83 en la categoría reina (de un total de 109 en su historial completo).

Clave en todo esto fue el ritmo de carrera de la Yamaha de Valentino. Causa asombro observar sus tiempos en distintos momentos. En el segundo giro estaba en 1’55.724 (cuando recuperaba y ocupaba el octavo puesto). Al promediar la competencia, en la décima vuelta, giraba en 1’56.194 desde el cuarto lugar. Y resulta increíble que, en la veinte, marchaba en 1’55.546, cuando se aprestaba a pelear por la victoria con Andrea Dovizioso. Además del triunfo, Rossi se llevó la vuelta más rápida en carrera: 1’55.267 en el quinto giro.

Otro tema importante puede haber sido la elección de los neumáticos, Valentino fue de los pocos que eligió el compuesto duro para el neumático delantero mientras que Dovizioso, Iannone, Márquez o Lorenzo eligieron el intermedio. En la goma trasera fue coincidente con la mayoría: la especificación intermedia.

La última victoria de Valentino había sido en Australia del 2014, dónde también había largado octavo. Y con este triunfo en Qatar iguala, en cuatro, con Casey Stoner. Diez años atrás, en el 2005 fue el primero, luego repitió en el 2006, cantó en el 2010 y ahora volvió a marcar en el 2015.

Entre Valentino (cuatro) y Lorenzo (dos), le han dado seis victorias a Yamaha. Mientras que Ducati y Honda tienen tres cada una en el GP de Qatar.

En la bandera a cuadro cruzaron Rossi primero, con un tiempo de 42 minutos 35 segundos 717 (cinco segundos más veloz que la edición del 2014); Dovizioso (Ducati) segundo a 0.174; Iannone (Ducati) tercero a 2.250 y cuarto Lorenzo (Yamaha) a 2.707. El podio fue, cien por cien, italiano, acompañado de un 2-3 de Ducati –fábrica de origen italiana-, algo que no se veía desde hace mucho tiempo, sobre todo de los últimos, monopolizados por los pilotos españoles.

“Ha sido una de las mejores carreras de mi vida, sobre todo pensando dónde estábamos ayer”, reconoció Valentino, quien agregó,“tengo mucho que agradecer a la suerte, pero más a mi trabajo con todo mi equipo durante el fin de semana, allí conseguimos el ritmo que tuvimos en carrera”. Para Valentino “comenzar con una victoria es algo muy fuerte, aún cuando en el pasado hayamos tenido mucha solidez en carrera y alcanzado podios”.

Sabiendo de la calidad competitiva actual de la Yamaha, la pregunta de fondo sigue siendo ¿de dónde saca Valentino Rossi tanta energía, a los 36 años con 20 temporadas de motociclismo de competición, para seguir peleando a lo largo de 22 giros y ganar una carrera? “Del Valentino niño todavía me quedan las ganas de divertirme corriendo en moto”, dijo en la previa de Qatar. Habrá que creerle. Sea así o de otra manera, el triunfo de Qatar, se inscribe en un historial único, en una leyenda que todavía sigue escribiendo sobre sus hazañas. ¡Una vez más!

Los interrogantes de Ducati. Después de aquel tiempo rápido de Andrea Dovizioso en el Test previo al GP de Qatar, todos los interrogantes se habían abierto para la fábrica Ducati. ¿Sí podría repetir ese tiempo veloz en Clasificación? Y la dupla Dovizioso-GP15 hizo la pole. ¿Sí la Ducati sería competitiva y constante en carrera? Andrea Dovizioso manejó como los dioses durante veintidós vueltas, peleó infinidad de veces con Lorenzo, defendió otras tantas veces su posición y fue protagonista en la definición, nada menos que con Valentino. ¿Qué más ‘Dovi’? ¿Qué más Gigi Dall’Igna? A fin de febrero presentaron la GP15. “Una auténtica Ducati”, aseveró Dall’Igna. Y a fin de marzo metía a dos de sus pilotos oficiales en el podio.

Más que interrogantes hubo respuestas: la Ducati puede ser constante, puede ser competitiva y puede ganar. A pesar de que Dovizioso dijera que “sobre el final ya no tenía más grip en el lateral de los neumáticos”, sin embargo la Ducati tiró como un toro hasta la última vuelta, justamente aquella que fue la más rápida de Dovizioso en toda la carrera: 1’55.495.

Hay que remontarse a Holanda del 2014 para encontrar a Dovizioso en la segunda posición final, pero no tan cerca de la punta como en Qatar, sino a más de seis segundos y medio del ganador. “Nunca pensé que seríamos tan competitivos desde la primera carrera”, confesó el ‘Dovi’, “y para Ducati y para mí es un gran resultado”. Reconoció que Valentino era “muy fuerte en las frenadas, allí me sacaba ventaja”.

“Estoy muy emocionado porque esta es la primera vez que subo a un podio de MotoGP”, dijo con una alegría interminable Andrea Iannone, 25 años y con 34 carreras en la categoría reina, “ni me imaginaba que en mi debut en el equipo oficial llegaríamos tan lejos”.

Aquel piloto que en la última del 2014, en Valencia, había finalizado en el puesto 22, en Qatar se tiene que sentir orgulloso que, teniendo una moto competitiva, podía justificar todo el voto de confianza que le ha otorgado Gigi Dall’Igna: fue un piloto que peleó en la punta de la carrera y se sentía agradecido de haber llegado a un podio de la máxima categoría. Lo mejor que había conseguido Iannone fueron tres quintos puestos en el 2014 (San Marino, República Checa y Alemania).

Honda: ausente (del podio). Suena extraño pero ha sucedido. Sin ir más lejos en Australia de la temporada pasada ni Marc Márquez ni Dani Pedrosa finalizaron la carrera, para citar alguna mala fecha de las máquinas y pilotos del ‘ala dorada’.

Qatar fue más piadoso con los pilotos oficiales Honda. Largando desde el segundo y tercer cajón de salida, Pedrosa retrocedió hasta el noveno lugar a final de la primera vuelta y Márquez se fue de largo en la primera curva lo que le significó recuperar desde el puesto 17°. Márquez se las ingenió para avanzar pero ni con la estratosférica velocidad final de 350.5 Km/h que marcó sobre la recta principal, pudo llegar hasta la zona vip de batalla: fue quinto a 7.036. Su compañero de equipo, Pedrosa, fue sexto a 10.755.

Suzuki cerca del top-10. Después de tres años de ausencia en la primera clase del motociclismo mundial, Suzuki puso a sus pilotos Aleix Espargaró en el undécimo lugar y al debutante Maverick Viñales en el puesto catorce. “Desarrollar una máquina de alta performance no es un proceso sencillo”, sintetizó Satoru Terada, responsable máximo del equipo Suzuki, “ahora sabemos cuáles son nuestros puntos favorables y cuáles no. Hay un muy buen chasis pero nos falta potencia en el motor, como para poder luchar desde la grilla de partida. Estamos trabajando en este sentido”, continuó explicando Terada, quien concluyó diciendo: “Al final de este día me siento orgulloso de lo que hemos conseguido hasta ahora”.

la próxima carrera El domingo 12 de abril, será el segundo round de MotoGP, el GP de las Américas, en el trazado de Austin (USA)

Acompañan a Pedro Varela




Deja tus comentarios en el Facebook de MotosArgentinasTV

MotosArgentinasTV