Title Sponsors

martes, 17 de julio de 2012

LORENZO VENCE EN MUGELLO



Moto2™ y Moto3™: carreras a pura lucha.

Extraordinario e infartante final de Moto3, con Maverick Viñales, Romano Fenati y Sandro Cortese, en un cruce apretado de meta: los tres en 0.071. Así como Moto2 tuvo un electrizante cierre entre Andrea Iannone y Pol Espargaró, separados por sólo 0.090.

En contraste con tanta acción de las categorías menores del Mundial de Motos, victoria en solitario, de un supremo Jorge Lorenzo con la Yamaha, que aventajó a Dani Pedrosa por más de cinco segundos. Magnífico podio de Andrea Dovizioso, en un final durísimo, donde tuvo encima a Stefan Bradl, Valentino Rossi, Cal Crutchlow y Nicky Hayden.

Una máquina impecable, un piloto perfecto. Nunca tuvo discusión. El primer puesto se definió a metros de la largada. En menos de quince segundos, en la primera curva de Mugello, Jorge Lorenzo definió la carrera -aunque por delante quedaban veintitrés giros-, para culminar en su quinta victoria del 2012 (Qatar, Francia, Catalunya, Inglaterra e Italia); la Nº 22 en MotoGP; la Nº 43 de historial en el Mundial de Motos. Para la libreta personal del mallorquín es su segunda victoria consecutiva en Mugello.

Pedrosa dice “frené tarde” en San Donato –la primera curva-, pero lo cierto es que la amplitud con que tomó la curva, le facilitó el hueco para que, por adentro, avanzara Lorenzo a la primera colocación y tras él, Dovizioso hiciera el mismo camino, que tenía la ambición de ganar o de podio.

El GP de Italia, pudo apreciar a un supremo Lorenzo, quien no tuvo rivales, tanto que finalizó con 5.223 segundos por delante de Dani Pedrosa. La llegada a la bandera a cuadros fue tan relajada que, en la última vuelta, Lorenzo iba saludando a las tribunas, incluyendo a la fantástica y entusiasta de Ducati, que sin duda le rendía honores, porque en eso hay que reconocer que el público italiano tiene tanto de apasionado como de culto –donde la motocicleta es parte de la vida y de la esencia peninsular-, un aspecto que se reflejó en la inmensa cantidad de espectadores que rodearon el podio, con el mismo fervor con que iban a vivar a Valentino –en los siete años consecutivos (2002-2008) que triunfó en Mugello y también en el octavo (2009) donde subió al podio-, ahora estaban ahí, acompañando a los ganadores, entre los cuales había “uno de ellos”: Andrea Dovizioso.

 

Lorenzo ganó casi todo, en el fin de semana italiano. Fue el más rápido en las tres sesiones de entrenamiento libres, entre viernes y sábado. Resignó“por un asunto técnico” la pole position, que se llevó Pedrosa por escasos 0.139. Volvió a recuperar el tope de la tabla de los tiempos en el warm up, donde ya sabía del potencial de la Yamaha YZR que le había alistado Ramón Forcada. “Así como Sachsenring fue una pesadilla, en Mugello todo me pareció diferente, desde la primera sesión me sentí fuerte. Fue una lástima perder la clasificación pero lo importante era la carrera”, afirmó Lorenzo, quien quiso apretar fuerte desde el principio, “pero la diferencia fue creciendo de a poco y hacia el final pude respirar”

A diferencia de las últimas carreras, donde mientras el resto de los pilotos se mantenía sobre sus motos previo a la largada, él iba y venía caminando con aire de despreocupación, ahora en Mugello extremó su concentración en el box y sobre la grilla.

Con ocho podios sobre nueve carreras del 2012, las cuentas del mallorquín le dan para seguir liderando el torneo de MotoGP, con 185 puntos, unos 19 más que Dani Pedrosa, que se mantiene como escolta (166 puntos) y 37 más que Casey Stoner tercero (148 puntos).

Para Wilco Zeelenberg, manager del equipo de Lorenzo, “La clave de Jorge fue el ritmo de carrera consistente, eso hizo la diferencia”.

Con Mugello se cierra la primera parte del campeonato de la categoría reina, luego de nueve GP. Ahora comienza un largo camino, de igual cantidad de carreras, hasta la última en Valencia. Es difícil proyectar, aunque Lorenzo confirma estar en el máximo de concentración, con una madurez conductiva y con un espíritu de competencia muy alto.

Pedrosa: por cuarta vez segundo. El piloto catalán del equipo oficial Honda cuenta lo suyo en el inicio de la carrera. “He frenado tarde en la primera curva y quedó un pequeño hueco: Jorge ya estaba ahí”, narró Pedrosa, “enseguida me ha sorprendido Dovizioso, me ha pasado y me ha costado unas cuantas vueltas volver a superarle. Él era muy fuerte en la primera curva, así que he tenido que esperar a pasarle un poco más adelante. A esa altura, Lorenzo ya había abierto una brecha”.

Si bien pudo recuperarse y superar a Andrea Dovizioso al final de la quinta vuelta, no le alcanzó para llegar hasta Lorenzo, a pesar de todo el esfuerzo que hizo, incluyendo la mejor vuelta en carrera: 1’47.705 en el décimo giro. Así como se le escapaba el ganador pudo abrir una brecha con el tándem Bradl-Dovizioso, que circulaban tercero y cuarto, pero más de eso, sólo los 20 puntos del segundo. Pedrosa señaló un inconveniente en carrera: “el neumático trasero ha empezado a derrapar y ha aparecido mucho chattering. Me preocupaba que el neumático no aguantara hasta el final. En ese momento he decidido ralentizar un poco el ritmo porque alcanzar a Lorenzo suponía estar en 1'47, cosa imposible. Así que el segundo puesto es lo máximo a lo que hoy podíamos aspirar”.

La atracción del tercer puesto. La posesión del tercer puesto, tuvo dos capítulos. En una, la pelea fue entre Andrea Dovizioso y un sorprendente Stefan Bradl. Una lucha de marcas: entre la máquina satélite de Yamaha y la moto satélite de Honda. Una confrontación entre un experimentado piloto de MotoGP, de 26 años, con 78 carreras, en cuatro años y medio en la categoría, contra un debutante de 22 años, con sólo ocho competencias del 2012. Uno, Campeón de 125 en el 2004, el otro, Campeón de Moto2 del 2011.

Durante los nueve primeros giros, Dovizioso marchó tercero, por delante de Bradl, separados por muy poco. A partir de la décima vuelta, el piloto alemán superó al italiano y creyó tocar el cielo con las manos, hasta que en el transcurso de la 21º, Dovizioso recuperó el tercer puesto para no abandonarlo hasta cruzar la bandera final.

Dovizioso es un fervoroso creyente de “las leyes internas” de una carrera, de aquellas que se hablan en los manuales de estrategia de la competición, pero que son muy difíciles de aplicar, cuando no imposible de llevar a buen puerto. En muchas carreras, Dovizioso ha logrado imponer su estilo, donde tarde se dan cuenta los rivales, del error de “ganarle el puesto” a Dovizioso, porque heredan una sombra que se les suelda atrás de su moto, hasta que el ‘Dovi’ decide cual es el momento de dar verdadera batalla y sustraerle el puesto al adversario –no por nada los periodistas italianos lo llaman desde hace mucho tiempo ‘Dovi, el carterista’, aquel que en un descuido se lleva lo más preciado-, para conseguir su tercer podio consecutivo del 2012, una muestra de la veloz adaptación de Dovizioso a la Yamaha, después de tantos años en Honda.

“Conseguir un podio es siempre algo especial, pero hacerlo enfrente de una multitud italiana y después de mantener una brutal batalla, uno se siente aún mejor”, resumió Dovizioso, “una vez que superé a Pedrosa, pude ver cuan fuerte era Lorenzo en algunas partes del circuito, que son aquellos puntos en los cuales tengo que mejorar para poder pelear con él”.

Los alabanzas al italiano no significan subestimar a Bradl, que obtuvo el mejor resultado del año, y que en carrera ocupó durante bastante tiempo el tercer lugar. Cuando terminó la carrera, el box de Cecchinello se convirtió en una verdadera fiesta, con mucha gente festejando el cuarto lugar de Stefan, que fue recibido con aplausos y levantado en andas, para sorpresa del alemán, que se caracteriza por ser medido y de hablar en voz baja, pero que en pista se comporta con una creciente efectividad.

Dovizioso fue uno de los que más elogió a Bradl: “La pelea con él duró casi toda la carrera, porque él hizo una gran trabajo”, apuntó Dovizioso,“cuando él me pasó, trate de hacer las cosas fácil, para que él no abriera una brecha que yo después no pudiera recuperar. Stefan peleaba por su primer podio”, acepta el ‘Dovi’, “y yo lo hacía por un podio en Italia, por eso fue una gran batalla, porque él nunca se entregó y yo aproveché una pequeña ventaja que tenía al frenar”.

El segundo capítulo de la lucha por el tercer puesto, corresponde al originado en las últimas vueltas, pero es consecuencia de una eterna pelea que, mantuvieron Valentino y Crutchlow desde el tercer giro, por la posesión del quinto puesto, donde éste tándem desarrollo un ritmo de carrera tan veloz como frenético, que esa persecución, los fue acercando hacia Hayden (quinto) y a Bradl-Dovizioso (tercero-cuarto).

A partir de la vuelta 19º, los cinco pilotos quedaron muy cerca y ningún puesto, del tercero al séptimo, tenía el nombre definitivo del piloto. Fue allí que, a dos giros del final, Dovizioso decidió que era hora de superar a Bradl, para no ser presa del aluvión Hayden-Valentino-Crutchlow. El primero en querer aprovechar la situación fue Hayden, quien al intentar superar a Bradl, fue sorprendido por Valentino, quien en una infartante vuelta final, se queda con el quinto puesto (a 11.695) y Crutchlow, fiel escolta del italiano, se adueña del sexto lugar (a 12.060), dejando al americano de Ducati en la séptima posición (a 12.235).

Las cifras increíbles del tándem Rossi-Crutchlow. Si hay algo para destacar, es la lucha entablada entre Valentino y el inglés Crutchlow, donde a la habilidad de Rossi para manejar estas situaciones de hostilidad hay que sumarle la ventaja de la velocidad final, ya que la Desmosedici Nº 46, fue la más veloz sobre la larga recta de Mugello: 346.9 Km., herramientas que le permitieron mantener a raya al inglés, pero con lo justo: porque en el giro 12º había 0.033 entre ellos, que en la vuelta 16º era de 0.035 y que en la 17º fue de 0.076, una muestra del hostigamiento asfixiante que sufrió el italiano, pero que le cerró todas las puertas ni le regaló una milésima de más.

La satisfacción de la lucha, no le impidió a Crutchlow señalar un inconveniente a solucionar: “En las vueltas iniciales el tanque de combustible lleno es un problema porque no tengo un buen feeling con la moto”. Después de esto, el inglés se despachó: “La pelea con Valentino fue fantástica y aprendí muchísimo de él”, para proseguir, “su conocimiento de esta pista no tiene rival y su consistencia es increíble. Él tenía ventaja en las rectas y yo en lo trabado, pero no lo suficiente para pasarlo en el frenaje, porque ahí es insuperable y no da ninguna chance. Por suerte, yo estaba fuerte en la última parte del circuito y pude superar a Nicky (Hayden) para terminar entre los seis primeros”.

Pero también hay que apreciar que no sólo era Crutchlow el que tiraba, sino que había una locomotora que empujaba para adelante. Fuera de toda imaginación, los tiempos de Rossi son la prueba, porque comparados con los de adelante, él iba igual o más fuerte.

En el giro 15º la telemetría marca que Valentino –sexto- estaba en 1’48.475, mientras que Pedrosa –segundo- iba en 1’48.372. Sin embargo, tres vueltas más adelante, Rossi giraba en 1’48.559 y Pedrosa en 1’49.012. Y para sorpresa de muchos, en la 21º el tándem Rossi-Crutchlow hacia 1’48.5, mientras en la punta Pedrosa estaba en 1’49.3 y Lorenzo en 1’48’8. El golpe final lo daría el mismo Rossi en la última vuelta –la 23º- donde el 1’48.850 de la Ducati fue más rápido que los cuatro que iban delante de él.

“Creo que esta ha sido la mejor carrera con pista seca del equipo Ducati”, aseguró Valentino, “porque Nicky también tuvo una gran actuación. En mi caso, tuve un paso de carrera muy bueno, en especial hacia el final, pero fue una lástima que no haya sido así al principio, porque además no hice una buena salida”.

Valentino Rossi, como todo buen piloto, sabe por qué una carrera ha sido buena, pero también sabe todo lo que queda por solucionar: “Si bien hemos tenido dos carreras donde hemos sido consistentes hasta el final de la carrera, tengo mucho problemas con el frente de la moto”. Otro temaes con el neumático blando, “porque el grip extra que se consigue con esta goma no me permite entrar bien en las curvas. Por suerte, mañana (por el lunes 16/07) haremos un día de test en Mugello, para tratar de encontrar una solución”.

El solitario octavo lugar de Stoner. El australiano tuvo su peor carrera del 2012. Largó quinto, cayó al octavo puesto, avanzó hasta el sexto, después al quinto, pero en el décimo giro se fue afuera y perdió varios lugares.

“He cometido un error en la carrera, he tenido un pequeño susto saliendo de la curva 11 y cuando he llegado a la 12 no tenía frenos, los he presionado todo lo que he podido y pensaba que podría parar la moto antes de salirme de pista, pero al final me he ido fuera y ahí he perdido mucho tiempo”, contó Casey.

Stoner se vio obligado a remontar desde el décimo lugar, hasta que llegó a la Honda de Álvaro Bautista, a quien presionó hasta el ‘cuerpo a cuerpo’ (¿en qué quedamos Casey, es lícita esa manera de hostigar para conseguir un sobrepaso?), para obtener ese magro octavo puesto. “Lamentó el incidente que he tenido con Álvaro. He ido a adelantarle en la curva 2 y él ha empezado a cerrarse  hasta llegar a mi rueda delantera y no he podido hacer nada”, se justifica Casey.

Stoner nunca pudo lograr tener una moto bien balanceada. No pudo sobresalir en ningún parcial. En los sectores T2 y T3, en el posterior de Mugello, era el cuarto más rápido, pero donde realmente perdía era en T4 y T1 (final del trazado y recta principal) donde estaba séptimo. Le faltaba aceleración. Tenía entre 5 y 6 Km/h menos que Rossi  (346.9 KM/h). “No hemos conseguido que la moto fuera bien. En el warm up nada ha funcionado, no estábamos contentos con la moto, no me sentía cómodo”, explicó el australiano de la Honda Nº 1.

Algunos argumentan que el neumático trasero no le sirvió, porque fue el único de los pilotos que utilizó la nueva versión especial de neumático duro, mientras los demás usaron el compuesto duro no especial. Pero la moto no estaba, ya antes de la decisión de usar ese neumático. Octavo a 30.617 es un mal recuerdo: “Es un frustrante final para un fin de semana complicado que, pensaba podría salvar de alguna manera, pero desafortunadamente no he podido”, aceptó  Stoner.

La próxima carrera. Después de un receso de dos semanas, para reparar el cansancio de tres carreras seguidas, el Mundial de Motos irá a Estados Unidos, para su GP en el legendario circuito de Laguna Seca, el décimo round del 2012.

En la web. La más completa información del MotoGP, se puede obtener en el sitio oficial www.motogp.com  La suscripción a un abono permite contar con acceso a entrevistas grabadas, tiempos on line e imágenes de las actividades en pista.  

Mario DIez - Dorna Sport - by Motosgp.com 

Acompañan a Pedro Varela


MotosArgentinasTV